Kristaps Porzingis, mucho más que un hype

Elegido en el 4º puesto del Draft 2015, la adición de Kristaps Porzingis llenaba de dudas la ciudad Nueva York. Con apenas 19 años en ese momento, sus gráciles movimientos en un jugador de más de 220 centímetros no eran aval suficiente para los críticos de la gran manzana. Hubo incluso quien lloró en la propia ceremonia del Draft tras confirmarse su elección. Transcurridos tan solo 14 partidos de liga, el fenómeno Porzingis es una realidad.

Puede que sea su sonrisa confiada. Puede que sean sus triples y sus putbacks. O puede, quizá, que sea su amor profuso a la Gran Manzana. No sé qué es eso que tiene, pero este gigante letón ha calado fuerte a los aficionados de los Knicks. Por primera vez en muchos tiempos, un jugador ha llevado la ilusión a la Meca del baloncesto.

Sabiendo que todavía hemos de ser cautos y que, todo lo que sube puede bajar, se puede decir sin temor alguno que los primeros partidos de Porzingis han superado las expectativas: en 25.4 minutos por partido, promedia 13.2 puntos, 8.8 rebotes y 1.5 tapones. Sí, es cierto, sus porcentajes de tiro son algo bajos por ahora (42 % en tiros de campo y 30.8 en tiros de tres); no obstante sus números son prometedores.

Las comparaciones son odiosas, pero todo un futuro miembro del Hall of Fame como Kevin Durant, promedió un 43 % de tiro y un 28.6 % en tiros de tres en su primera temporada en la NBA.

La sensación en Letonia

Letonia es un país más bien pequeño, de apenas dos millones de habitantes, que solo ha dado 3 jugadores a la NBA en su historia. El primero, Gundars Vetra, tuvo un paso más que testimonial por la NBA: 13 partidos en la temporada 92-93 jugando para los Minnesota Timberwolves. El segundo, Andris Biedrins, algo más popular, tuvo su época álgida entre los años 2007 y 2009 en los Warriors, sin embargo, su alto salario y su bajo rendimiento hizo que su carrera se diluyera como un azucarillo. Porzingis, el tercero, ha sido el primero en causar verdadero furor entre los letones.

Porzingis celebrando
Foto de Newsday

Al igual que sucedía en España con Gasol, allá por el principio de la década de los 2000, los letones se quedan también de madrugada despiertos para poder ver cómo su compatriota se hace un nombre en la NBA. Su impacto es cada día mayor. Su viralidad, puede no tener límites.

Armands Tripans, periodista de la televisón letona, ha declarado a la prensa de Nueva York que en su país sienten que Kristaps es un orgullo para Letonia. «Aumenta nuestro orgullo como nación. Es un orgullo para Letonia», comenta el reporte sin arrugarse. «Su impacto es enorme. Si lo comparamos con el resto de atletas letones, es el número uno en popularidad. No solo en baloncesto, sino en el conjunto de todos los deportes», añade.

https://twitter.com/FanDuel/status/667025159547523072

Porzingis sabe que empieza a ser un fenómeno en su país, sin embargo, quiere demostrar su valía más allá de simpatías. Sobre las votaciones para el All Star, en las que se presume que habrá un apoyo masivo al jugador por parte de los habitantes de su país, ha declarado: «Muchos me van a votar en Letonia, pero quiero merecerlo. No solo quiero que sea porque mi país mi apoya. Quiero ser merecedor de mi puesto si algún día me votan».

Kristaps Porzingis: «Si algún día soy All Star, quiero merecerme el estar ahí».


El triplista más alto de la historia

Pocos son los jugadores de más de 2.20 que tiran de tres. De hecho, pocos son los jugadores de más de 2.20 que han jugado en la NBA, en general (véase la lista de jugadores de más de 7’3» en la historia de la NBA). Teniendo en cuenta este factor, la movilidad y versatilidad de Porzingis, adquieren un valor aún mayor.

En la era por antonomasia del small ball, tener un tipo de la envergadura de Kristaps que pueda anotar triples cuando está abierto es un arma de un valor casi inestimable. Al letón se le ve confiado desde la línea de tres y no duda en disparar cuando cree que tiene opciones. De hecho, no se limita a realizar tiros intrascendentes: hace bien poco le vimos anotar este triplazo para forzar la prórroga que por una décimas no valió.

Su altura y su muñeca le puede hacer convertirse en un jugador único en su especie. Huelga decir que, de continuar con su número de lanzamientos actual, pulverizará el récord vigente de número de intentos de triple en un jugador de 2.21 metros o más. Como muestra, os dejo la cifra actual, que ostenta el gran Arvydas Sabobis:

Players with most 3-point attempts in a season (7’3″ or taller)
• Arvydas Sabonis (7’3″): 132 in 1997
•​ Arvydas Sabonis (7’3″): 115 in 1998​
•​ Arvydas Sabonis (7’3″): 104 in 1996​
•​ Manute Bol (7’7″): 91 in 1989
• Zydrunas Ilgauskas (7’3″): 39 in 2009
•​ Kristaps Porzingis (7’3″): 39 in 2016 (through 14 games)

Porzingis tirando de tres
Foto vía CBS Sports

En la carrera por el Rookie del Año

A pesar de que su pronta elección en el draft de este año podría llevarnos a pensar que era casi obligatorio que Porzingis estuviera entre los principales candidatos a novato del año en la NBA, faltaríamos a la verdad si afirmáramos este hecho.  A principio de temporada, pocos apostaban por el como una baza real para lograr el premio.

Sus primeras actuaciones han sorprendido a los analistas. Kevin Pelton, de ESPN comenta: «A pesar de las proyecciones, me han sorprendido algunas cosas que Porzingis nos ha mostrado hasta la fecha. Imaginé que tendría problemas para defender contra aleros más rápidos en el perímetro. Aunque eso ha sido un problema en ocasiones, la longitud de Porzingis le ha permitido hacer jugadas incluso cuando lo superan inicialmente.Además, las estadísticas de Porzingis en la ACB no sugerían que sería una fuerza tan notable como reboteador ofensivo con putbacks. Clasificó séptimo en porcentaje de rebotes ofensivos entre los jugadores con, por lo menos, 100 minutos.» Por su parte, Chad Ford añade: «Me sorprende la rapidez con la que se ha desarrollado y adaptado a la NBA. El juego de Porzingis refleja un nivel de confianza que supera el de la mayoría de los novatos».

«Me sorprende la rapidez con la que se ha desarrollado y adaptado a la NBA. El juego de Porzingis refleja un nivel de confianza que supera el de la mayoría de los novatos». —Chad Ford.

La última actualización de la página oficial de la NBA, le sitúa ya como tercera máximo candidato a hacerse con el Rookie of the Year, por detrás tan solo de Karl-Anthony Towns y Jahlil Okafor.

No cabe duda de que su porvenir es más que prometedor. Su talento y su potencial son prácticamente ilimitados y, perfeccionando ciertos puntos débiles como su físico o su defensa, puede convertirse en uno de los grandes jugadores de la NBA en un futuro no muy lejano. Ya lo decía Dirk Nowitzki: «Este chico no tiene límites». Palabra de Dirk.

Porzingis y Melo
Foto vía USAFTW

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *