Gracias, Pau

Estimado Pau:

Como aficionado al baloncesto que soy, llevo años disfrutando de tus exhibiciones con la selección española, una tras otra, viendo cómo triunfas y nos haces triunfar, cómo progresas y nos haces progresar. Casi se podría decir, por vanidoso que ello suene, que teníais al aficionado habitual acostumbrado a los éxitos, que era prácticamente imposible sorprendernos. Nada más lejos de la realidad. Esta vez, has conseguido ir más allá. Tu portentosa actuación durante todo el campeonato, tu rendimiento y tu tenacidad, han sido épicas, sin parangón. Por ello, creo que lo menos que podemos hacer es darte las gracias.

Gracias, en primer lugar, por acudir a la llamada del seleccionador. Podrías haberte borrado de la lista. Podrías haberte amparado en el gran número de bajas para renunciar. Podrías haber alegado cansancio o haber dicho que preferías centrarte en preparar la temporada con tus Bulls. Pero no lo hiciste y capitaneaste, una vez más, a una generación de oro a la gloria.

Gracias por no personificar jamás en ti el éxito de la selección, a pesar de lo estratosférico de tus números, y ensalzar siempre la importancia del equipo. Tu templanza en la victoria y esa carencia de individualismo en tus palabras constituyen el sendero perfecto hacia la meta final. Tu entereza en la derrota es digna de admirar.

Gracias también por tu clase y tu educación, perenne en todas tus declaraciones, en tus comentarios y en tus opiniones. El contexto deportivo actual, nos tiene habituados a la omnipresencia del egocentrismo y la arrogancia. Eres y has sido siempre un modelo de conducta que, sabedor de tu posición y tu estatus en la sociedad, ejerce una influencia positiva en su entorno.

Finalmente, gracias, sobre todo, por representar los valores del deporte dentro y fuera de la cancha. Has demostrado siempre que con coraje, lucha y trabajo —mucho trabajo— se pueden alcanzar los objetivos más utópicos. Con tu dedicación y entrega, has conseguido poner en pie a todo un país y hacer que el baloncesto se convierta por unos días en el deporte rey. Tu legado perdurará durante mucho años y tu leyenda crecerá de forma directamente proporcional al mérito de tus logros.

Gracias Pau, por tantas alegrías, por darnos tanto y pedir tan poco. Nos vemos en Río.

Firmado: @NBA_305

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *